Los Buenos Muchachos - Ep 2 Entrevista a Jessica Mulatillo

Palcast Red de Podcasters

Intro: Los buenos muchachos nace para dar a conocer las iniciativas y buenas prácticas de la sociedad civil, las empresas, la academia y el Estado en temas relacionados a la responsabilidad social y ciudadanía.


Vanessa Vásquez: Hola, qué tal? Bienvenidos al segundo capítulo del podcast “Los buenos muchachos”, el día de hoy tengo el placer de tener a Jessica Mulatillo como segunda invitada de este espacio y me encanta porque hoy día vamos hablar muchísimo de lo que es el cuidado de la persona, pero no el cuidado físico, sino el cuidado del ser humano. Ella tiene una amplia experiencia en esto, es licenciada en Psicología y cuenta con una maestría en Gestión de la Educación. Jessica bienvenida.


Este espacio está pensado para ti, para poder conversar acerca de muchas cosas y de toda la formación que tienes y las cosas tan bonitas que vienes haciendo, no solamente del lado profesional, sino también del lado personal. Así que nos encantaría que te presentes.


Jessica Mulatillo: Muchas gracias, Vanessa. Mi nombre es Jessica Mulatillo, Psicóloga de profesión, como indicase y parte de mi trayectoria lleva alrededor de más de 10 años viendo todo lo que es gestión del talento en el Estado y en la privada, sobre todo en el Estado. Me encanta ese mix porque es conocer dos mundos totalmente diferentes, en cierta forma por las políticas, pero que a la vez me han ayudado a nutrir y dar pequeños aportes en el Estado y aportes también en la privada. Entonces, este mix me ha ayudado a descubrir que podemos hacer muchas cosas más y sobre todo en el Estado.


Vanessa Vásquez: ¿Cómo es este mundo misterioso del Estado? Muy poca gente tiene acceso, porque es bien complicado que uno tenga como meta llegar a trabajar para tu país. Las nuevas generaciones si quieren hacer cosas por nuestro país, entonces sí tratan de buscar prácticas pre-profesionales o profesionales o trabajo dentro del Estado. Pero nosotros, que venimos de una generación distinta, de hecho de gobiernos bastante conflictuados, no le hemos tenido mucha fe al Estado. ¿Qué se siente?


Como así tú decides, por qué has trabajado muchos años para el Estado y de una u otra manera sigues trabajando para iniciativas del Estado.


¿Cómo fue la decisión de trabajar para ellos? y encima en un par de entidades bastante complejas que son el SAT de Lima y la SUNAT.


Jessica Mulatillo: Sí, así es. Justamente fue parte de buscar una línea de carrera; siempre buscaba nuevos retos. Estaba trabajando, antes de iniciar en el Estado, en un hotel muy reconocido a nivel internacional y ya era como que lo mismo de siempre en la parte particular, donde te pedían ser todista por completo, saber de todo y aplicarlo. Y en esa búsqueda justo una compañera de estudios me pasa la voz porque ella estaba practicando justamente en el SAT; estaba haciendo la búsqueda de un perfil de analista. En mi caso, desde antes de terminar la universidad de psicología ya estaba trabajando y mis prácticas ya las tenía hace mucho tiempo, así que apliqué porque cumplía con todas las experiencias, con la cantidad de años; postulé y gané.


Entonces, yo siempre he sido una de las personas que digo: “ok, estoy en esa posición, lo voy a conseguir y lo tengo que hacer”. Aunque muchas personas han tenido malas experiencias en las postulaciones, yo considero que dentro de mi carrera en el Estado ha sido muy, muy proactiva, en el sentido que siempre he dicho:” yo quiero esa posición, me interesa poder aportar tales cosas” y lo logré. Ingresé viendo lo que son comunicaciones internas dentro del Satch. Era una hormiguita andando porque el SAT tenía en esos momentos diferentes sedes y hasta el momento también lo tiene. Entonces, tenía que irme a las diferentes sedes; la mayor parte de la política del Estado es que te quedas en tu sede principal y desde ahí distribuyes. Pero mi intención no era eso, porque como también tenía parte de la privada, era “no, tengo que acercarme al colaborador para que sea diferente esa gestión”. Entonces, me iba a cada sede no me importaba que me demorara, desde muy temprano hasta muy tarde, me iba a conversar. Si teníamos que entregar un kit, si teníamos que entregar algo específico, era entregarle a cada colaborador; eso era algo muy importante.


En el SAT tenían una política de un régimen CAS, no había tantos nombrados, ¿por qué hago esta diferenciación? Porque en el Estado siempre hay esas diferenciaciones y lo cual generaba que la comunicación sea más ágil, más rápida. Y todas las locuras que se me ocurrió en ese momento, menos mal me hacían caso, obviamente sustentando de manera coherente y alineados a lo que querían, pero obviamente sin generar cosas, porque también otro tema, el Estado, es el de poder verificar los costos al milímetro.


Vanessa Vásquez: Y en SUNAT, que hecho yo soy una fiel creyente de las SUNAT. De repente muchos dirán que estoy loca, pero si siento que la SUNAT puede lograr grandes cambios a nivel país. De hecho, yo soy bastante fan del Estado. ¿Cómo fue también esa experiencia?, porque también veo que tuviste bastantes logros súper importantes y ahí es cuando ya empieza a perfilarse un poco tu carrera hacia un tema más de rol de recursos humanos. Empiezas a preocuparte ya por cómo está la persona.


Jessica Mulatillo: En este caso, yo ya en el SAT era como que “ok, ya conozco el SAT”, porque estuve como dos años ahí. La experiencia fue bastante bonita, pude sin querer tomar decisiones de coordinación, a pesar de que no tenía la posición en sí en papel, pero lo tuve que hacer por justamente mi jefa estuvo un poquito mal, entonces tuve que asumir ese rol y de ahí dije bueno, y ahora qué más. Yo quería un reto de poder conocer una institución grande, poder gestionar a tantas personas y tenerlos bajo un fin.


Salió la oportunidad de SUNAT, igual postulé, eran como 50 personas que habían postulado y dentro de cinco dije: “bueno, voy a hacer el intento; intentarlo no cuesta nada”, e ingresé y me encantó. SUNAT es su mundo por completo, hasta ahora es tratar de generar la integración del área de tributos y del área de aduanas. En la época que yo postulé, no era mucho el tiempo que se había integrado Tributos con Aduanas para dar SUNAT; siempre en la cultura era totalmente diferente. Siempre era un constante trabajo con referencias a la cultura y obviamente los perfiles al momento de seleccionar eran diferentes. Al seleccionar para perfiles de tributos, tenías que pensar como tributos, si tenías que seleccionar perfiles de aduanas, pensar como aduana. Entonces, empecé un buen tiempo haciendo también selección, apoyando a temas de cultura. Ahí tuve excelentes jefes, sobre todo dos jefas, que recuerdo muy bien y que a pesar que la política del Estado es muy cerrado, eran unas personas que siempre apoyaban mi trabajo.


Eso me ayudó también a ser un poco más empoderada, decir también las cosas que pienso y gestionar nuevas cosas. Hasta que tuve la oportunidad de hacer un estudio del modelo de competencias para SUNAT. Entonces, el modelo de competencias para el que no sabe, es hacer un modelo de competencias para poder sacar de ahí la selección de personal por competencias, que es conocida hacer gestión de línea de carrera también por competencias y así sucesivamente. Entonces era seleccionar las competencias que salían de SUNAT, o sea las competencias en un verdadero estudio es de acuerdo a la institución. Entonces, es dónde tú calificas a las personas de acuerdo a indicadores conductuales y así vas calificando como va pasando de un grado a otro. Si calificamos el trabajo en equipo, vamos a ir calificando uno por uno, y una competencia es trabajo en equipo o tolerancia bajo la presión. Lo que no es competencia, y siempre me gusta aclarar cuando habló sobre competencia, es integridad o ética o puntualidad. Son cosas que no se pueden unir. Pero hay mucha gente que lo considera como una competencia, pero no es una competencia. Entonces, tuve esa experiencia y fue espectacular.


Conocí los dos mundos, conocí a gente que realmente ese sentimiento que tú dices: “voy a trabajar por mi país”. Se sentía muy bien, estaban comprometidos al 100 por ciento, obviamente con todo el mundo al interno decía: “yo sé que no nos entienden, también estamos combatiendo con el papeleo, estamos tratando de generar. Justamente yo estaba en el año donde también, aparte de tributos y aduanas, se generó lo de los insumos químicos, SUNAT hacia la fiscalización de insumos químicos. Entonces fue todo un proceso donde siempre, dentro de las instituciones del estado que conozco y tengo la experiencia, SUNAT es una de las instituciones donde realmente son pioneros en tecnología, en procesos, en muchas cosas. Entonces hay muchas cosas que se han basado en SUNAT para ahorita gestionar los procesos en general a nivel estado. Bueno uno sabe muy bien que hacer una línea de carrera siendo contratada por un régimen CAS no es fácil dentro de cualquier institución del Estado, pero bueno, dentro de la posición que estuve durante todos esos años pude hacer varias cosas hasta que dije: “bueno, ya cumplí mi función aquí así que voy a seguir conociendo más”.


Vanessa Vásquez: A seguir haciendo gestión de personas, lo cual es muy loable, porque creo que por ahí es cuando ya se te mete el nicho de poder seguir haciendo un trabajo que involucre mucho lo que la persona quiere y cuáles son las metas personales de cada uno. La empresa a la que tú entras que es Everis e Indra son también súper aliados de la ONG de la cual yo soy voluntaria y directora que es juguete pendiente. Yo he trabajado con el área de Recursos Humanos, tienen una visión súper bonita y muy basada en valores y muy en preocupación, no solamente de preocupación interna, sino al cliente externo, porque nosotros hemos tenido la oportunidad de poder realizar programas de voluntariado y se preocupan muchísimo por la integridad de las personas en general y de la comunidad de la cual van a influir y afectar de una manera positiva. Entonces, ¿cómo fue ese cambio de pasar del Estado al privado? para asumir un reto mucho más bonito que tiene parte privada y parte estado.


Jessica Mulatillo: Regresé al Estado porque quise conocer más. En SUNAT veíamos muchos perfiles de tecnología. Entonces yo decía: “esto es el boom, eso es lo que se viene”. Tengo que aprender a leer este lenguaje. Así que tuve la oportunidad de trabajar en Indra y Everis donde pude aprender a conocer este lenguaje, conocí sobre metodologías ágiles y me enamoré también de las metodologías ágiles. Me encantan las metodologías ágiles y eso lo aprendí aquí y definitivamente con lo que tú dices, con el tema de la cultura, se preocupan mucho por su marca como empleadores. El hecho de poder estar orientados a los colaboradores es el 100 por ciento, tienen que estar bien, tienen que estar tranquilos, tienen que sentir clima con bastante armonía, para que los mismos colaboradores puedan gestionar bien sus proyectos a los que son asignados.


La comunicación a mí me encantó porque obviamente porque saliendo del Estado hay un tema de jerarquía, aquí había puertas abiertas, la comunicación más fluida. Eso es aprendizaje y me encantaba porque había un momento que decía: “Ok, muy bien, tengo que seguir los protocolos” y luego decía: “no!, tienes que romper esos parámetros”. Ha sido también una evolución de la metodología de trabajo y me encantaba eso, así que ahí estuve construyendo poco a poco. Las personas que definitivamente trabajan ahí y que aún siguen trabajando que conozco, son mucho al servicio, al cliente, al servicio de los demás, y eso es uno de los valores y características que resalto mucho en ambas empresas.


Vanessa Vásquez: En qué momento decide ser gestora en educación, porque creo que ahí hay un mix interesante entre psicología y educación. Para mí temas de salud mental y el tema educación van muy de la mano, siento que uno tiene que vivir con el otro, convivir y ser sumamente aliados para que la persona esté bien. Entonces, ¿cómo así decides hacer una maestría en temas de educación?, ¿cómo así decides dar un salto también a la docencia? y Nos puedes contar de esta etapa que tuviste en la universidad privada del norte, donde tú te dedicabas a la observación, lo cual es súper importante porque yo considero desde mi trinchera que es el tema de las ONGs; observando, tú conoces muchísimo a quien te diriges y puedes medir realmente el impacto que estás teniendo, puedes realizar soluciones que si van a ser validadas, aprobadas, que van a funcionar y que pueden ser escalables y sostenibles. Entonces, más o menos ¿cómo fue tu experiencia por ese lado?.


Jessica Mulatillo: Lo que pasa, es que soy una persona que no se puede quedar quieta. Parte de mi trabajo de recursos humanos que lo amo un montón, gestionar a personas me encanta, pero es un trabajo del día a día que ya se cuales son más o menos las patologías; si quiero innovar busco la forma de poder innovar. Pero en paralelo a mi trabajo de tiempo completo, empecé a incursionar en lo que es dictar clases. Primero empecé como jefa de prácticas, estuve dictando clases en el IFB, donde me confundían como alumna porque empecé como a los 23 años a dictar clases. Entonces, fue bonito porque empecé a conocer mucho esa parte de otro aspecto, de aplicar la psicología en la educación de hablaba sobre temas de desarrollo personal y a la vez también poder llegar a bastantes personas y sobre todo jóvenes que están saliendo recién del colegio y que necesitaban realmente una orientación. A la vez también asumir una responsabilidad porque me veía como una persona que querían seguir al mismo tiempo.


Eso fue para mí como una explosión bastante fuerte en mi cabeza y dije: “ok, esto me encanta, me gusta también”. ¿Cómo puedo seguir alimentando, seguir conociendo e ir aumentando más mis conocimientos?. Entonces, justo encontré esta maestría de gestión de la Educación e hizo el match de gestión y la parte de lo que es la educación? porque eso yo ya lo aprendí, las metodologías para educar, las metodologías de aprendizaje. Todo eso lo aprendí en la práctica, porque como docente te hacen estas capacitaciones. Primero empecé como docente, de ahí postulé para ser especialista andragogico en la UPN, ahí estuve en su momento, ahora no me han vuelto a llamar donde también sigo actualmente, en la UPN. Hacia estas visitas, ya no era yo la docente, sino hacía las visitas a los docentes.


Me encantaba porque, uno, seguía practicando la parte del observación, como tú dices, dos, aprendía nuevas clases porque era seguir aprendiendo nuevos cursos, tres, y a la vez también seguía enseñando, porque también tenía que dictar metodologías a los docentes. Entonces, ¿qué más podía pedir? hacía todo ese mix. También puede hacer esto para la Universidad del Pacífico, en la parte de posgrado, en el sentido de estudios de posgrado, porque lo que hago para la UNP son para estudios de pregrado. Me encanta el trabajo y ahí es donde dije: “que genial porque al final puedo estar trabajando casi todo el día, entre comillas trabajando, pero es algo que realmente me encanta y sobre todo porque puedo dar a otras personas. Y eso me ayudó a sacar también varios talleres donde ayudaba a otras personas a generar temas de desafío personal. ¿Por qué? Porque hay muchos buenos profesionales, pero que a nivel personal realmente hay mucho que seguir descubriendo, desarrollando y eso es aún falta.


Como hablaba la otra vez con unos compañeros; profesionales en esta época cualquiera lo puede ser, cualquiera lo puede ser; sacar un título, ya sea técnico, universitario, cualquiera lo puede hacer, pero que realmente tengas los valores suficientes, que puedas tener esa inteligencia emocional al momento de tomar decisiones eso sí es un desarrollo que muy pocos de nosotros hemos tenido. Muchos hemos nacido siendo analfabetos emocionales, no nos enseñaron cuando éramos pequeños a como mostrar esas emociones, entonces ¿qué es lo que pasa? Conforme vamos avanzando y tenemos frustraciones en el trabajo o presión en el trabajo, vamos haciendo unas minitas y vamos dejando nuestras minitas en el camino y en cualquier momento explota. Eso me ayudó a tener otra perspectiva de vida.


Vanessa Vásquez: De ahí pasaste a tener una experiencia súper enriquecedora y debemos hablar de tu rol de voluntaria, porque creo que van muy de la mano. Estás actualmente todavía colaborando, trabajando para los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos, que para mí es una de las cosas más bonitas que pueden existir, sobre todo los Panamericanos, que le da alguna vitrina al deporte súper distinta con mucho amor, mucho cuidado y con una exhibición súper cálida y que hace que tú apoyes a estas personas que tienen habilidades distintas o capacidades distintas, que de una u otra manera, están siendo integradas a la sociedad de una manera mucho más abierta, lo cual a mí me parece un golazo porque siempre hemos tratado los temas de discapacidad muy de lejos. Sabíamos de la existencia de todos estos equipos deportivos, pero no los tomamos en cuenta hasta el gran trabajo que se realiza el año pasado, que fue un trabajo increíble, donde todo el mundo estaba súper atento a todo lo que pasaba, a todo nivel de deporte. ¿Qué se siente trabajar para algo que movió a todo un país?. Es más, no solamente un país, movió a todo el mundo. Ese trabajo fue hermoso y de verdad felicitaciones por haber sido parte de un movimiento que ha calado en el corazón de todos. Yo he ido varios seminarios y siempre lo ponen como ejemplo de éxito en el tema de gestión de personas.


Jessica Mulatillo: Muchas gracias. La verdad que ha sido un trabajo de todo el equipo. Ahí sí no puedo decir absolutamente que alguien dio menos o dio más. Fue literalmente sudor, lágrimas, falta de sueño que todos, absolutamente de todos, desde la persona que te atiende en la cuarta, hasta del director ejecutivo que estuvimos en ese momento. De verdad que todos absolutamente nos pusimos la camiseta. Ahora, eso no fue un trabajo de la noche a la mañana. Todos vieron todo lo bonito, obviamente hasta yo lloré al momento de la inauguración. Todos lloramos al momento de la inauguración, que se vio, pero ese fue un trabajo del 2019, 3 años atrás, cuatro años atrás, al comienzo solamente eran 50 personas. A pesar que yo entré a trabajar en el 2018, cuando yo decía: “Si!, voy a trabajar en los juegos panamericanos y Parapanamericanos”, y me decían: “¿ah? ¿Qué es eso?” Siendo 2018, o sea un año antes del 2019; no entendían. Obviamente fue un trabajo también de educar en el deporte, porque también somos una sociedad donde no hay mucha gente que hace el deporte o si hacer deporte no lo veo a nivel profesional tampoco.


Fueron seleccionados gente que obviamente cumplió con su función y la selección de voluntarios fue espectacular; más de 12000 voluntarios. Para reclutar mil voluntarios tuvimos 54 mil voluntarios aproximadamente. Es de esa cantidad de magnitud, entonces el equipo que empezó siendo en el 2018, vamos a imaginar que fueron 20 personas por dar un número en general, se convirtió a 80 personas para poder dar esta gestión en los procesos de selección que estuve viendo de forma directa para el personal de planilla, se podría decir pagado; de reclutamiento de 200 personas de manera mensual se pasó a 2 mil personas. Y en el voluntariado también fue todo un equipo que al comienzo todos apoyamos en todo, obviamente después tuvimos que descentralizar todas esas funciones. Pero realmente el equipo de voluntariado fue bastante grande y con colaboraciones de manera externa, porque obviamente teniendo una planilla directa no nos podíamos dar abasto.


En mi sede, fue justamente en Villa, fue espectacular; en la inauguración literalmente todos estábamos con los ojos llenos de lágrimas. Lo que ustedes han visto es la contratación de todo el equipo, por cierto, Vania Masías, lo que hicieron fue espectacular y muy bonito. Pero de tras de todo ello, las personas detrás del podio, lo que nos salen en televisión ni nada, éramos los que decíamos: “Lo hicimos”. Después dijeron hemos sido los mejores juegos de la historia, ya eso no tiene absolutamente ningún nombre y sobre todo, lo voy a decir totalmente con sinceridad y lo puedo decir públicamente, los mismos organizadores de manera internacional del evento decían mejor amplíen el plazo. Nos decían “Por favor amplíenlo”, y no el compromiso fue en esa fecha y se dio en la fecha. En el momento del proceso de los Panamericanos, fue espectacular, en mi sede tuvimos a la campeona de karate. Fue Muy emocionante.


Vanessa Vásquez: De hecho fue súper importante porque yo creo que estos Juegos Panamericanos y los Parapanamericanos dejaron también una brecha muy alta en todo el tema de lo que es organización de voluntariado. Quiero hablar un poco acerca de esta labor que vienes siendo desde tu talento o sea desde tu rama de ser coach y de ser psicóloga. ¿Cómo así has empezado a desarrollar talleres para las personas que ahorita estamos, como todos, en confinamiento? Has detectado, de hecho, un nicho súper interesante, que viene muy ligado al tema de salud mental, que es la ansiedad. Estas por dictar un taller acerca de esto y yo considero que es súper importante que el voluntariado no solamente sea la acción del dar, porque claro, tú cuidas ahí a la persona, posiblemente más de una manera física. Das, una canasta, das un pack de higiene, puedes construir una casa y muchas veces esta ayuda podría ser súper poderosa, pero también muy paliativa. No llega directo al corazón y a la necesidades de lo que son los seres humanos que somos tan complejos ¿cómo así se te ocurre empezar a dar estos talleres pro fondos para distintas ONG´s?. De hecho, muchas gracias, porque has pensado también en Juguete Pendiente para dar un taller acerca del manejo de la ansiedad y qué es lo que las personas podrían encontrar. Más allá de que lo dices tú, ¿En qué consiste un taller de ansiedad?. ¿Por qué tú consideras que donar tu talento para hacer una cosa sí es importante? ¿Qué es lo que se trabaja adentro? porque es un voluntariado totalmente distinto y de hecho también es algo que ha nacido a causa- consecuencia del COVID-19. Porque así como tú han habido algunas iniciativas que se han empezado a preocupar por salud mental, pero sumamente aislada.


Jessica Mulatillo: Esa iniciativa ya la tenía antes del Covid. Hacer algo que ayude bastante el desarrollo emocional, a la parte psicológica, como tú dices, todo nos preocupamos ahorita por una buena alimentación, por hacer deporte, pero cuando tú no le dices a su empleador o a tu jefe “dame media mañana porque realmente necesito un tiempo para organizarme o necesito respirar o estoy agobiado realmente de trabajo y necesito esta pausa para poder hacerlo”. En esos momentos nadie lo dice, más bien se sienten culpables de porque lo van a decir; entonces, digo: “¿por qué no generar un taller?”. El título de la ansiedad salió por la coyuntura donde podamos brindar un espacio donde realmente puedas tener ese respiro, entre comillas, porque ya tienes un taller agendado y tienes que cumplir. Porque al final nuestro cerebro actúa por ese tipo de compromisos. No solamente queda eso ahí, sino que a la vez estás colaborando para comprar algo en específico, pero también que estás colaborando a ti mismo y lo más bonito es que también puedes regalar este taller a otras personas que lo necesiten. Todo es ganar, ganar y estamos trabajando en algo básico estamos dando, estamos agradeciendo y a la vez también estamos recibiendo. Bajo ese circuito nació dar esos talleres de mi parte, de manera gratuita. ¿Por qué considero que es importante? porque en mi círculo veo que alguien lo necesita. ¿Por qué ir a ese taller? Porque son herramientas que he ido aplicando en el transcurso de mi vida profesional, de mi vida personal y con mis propios pacientes; es un compilado de información que yo sé que al final vamos a ir directamente a la vena. No va a ser teórico, va a ser full ejercicios donde vamos a remover esos cimientos que tal vez tienes ahí, identificar por qué te está dando esta ansiedad. Obviamente vamos a hacer una diferencia importante, si tienes estrés o ansiedad, porque muchos realmente se confunden con respecto a eso.


Vanessa Vásquez: Yo creo que es súper interesante que cada uno reconozca qué es lo que siente, porque generalmente decimos: “ay! tengo depresión, pero de repente no es depresión; ay! tengo ansiedad, pero no es ansiedad”. Es como si cuando sabes que te duele la barriga, la cabeza o te pica, por ejemplo, los ojos o te duele la espalda, tienes distinta síntoma que no necesariamente se pueden agrupar en un dolor. No es tengo dolor, es tengo dolor “de”. Considero que eso que has dicho es súper valioso, porque la gente tiene que empezar a saber qué es lo que tiene y no de manera física, sino de manera interna. No tomar esas palabras muy a la ligera, porque hay personas que si la pasan mal. Recuerdo que yo siempre decía la frase: “estoy con depresión” o “ay! me quiero morir”; era como un constante y un amigo me dijo: “tú no tienes depresión y no deberías utilizar esa palabra porque estás disminuyendo o haciendo menos a la persona que tiene depresión, lo que tú tienes es aburrimiento por no saber qué hacer. Es totalmente distinto”. Igual con la palabra “ay! me quiero morir”. Me decía: “no seas fatalista porque tú no te quieres morir”. Entonces, tienes que saber identificar muy bien tus emociones y verbalizar las frases que deberían de ser. Siento que es muy poderoso lo que estás haciendo y de hecho estás ayudando a muchísimas personas.


Jessica Mulatillo: Es parte del objetivo de taller, que podamos identificar cuales son tus emociones bases, porque están actuando en ti, que es lo que te está haciendo reaccionar, también aceptar esas emociones porque al final simplemente son emociones y tienes que dejarlos sentir; es súper natural. El momento es poder dar; en mi caso dar los conocimientos. No he tenido la oportunidad tener ataques de ansiedad; sí he visto muchas personas a mi alrededor que han tenido ataques de ansiedad. La verdad es que a mí me da mucha curiosidad la ansiedad, he estudiado mucho tiempo, lo que es la ansiedad, porque personalmente no me da la ansiedad; el estrés sí. Pero si yo puedo manejar la ansiedad, entonces ¿por qué no dar esos recursos que utilizo? a otras personas que lo necesitan.


Hice un taller también a otra casa hogar y salieron cosas muy poderosas donde había personas muy parecidas a lo que mencionabas y dije: “Para!, deja el egocentrismo a un lado, porque a todo el mundo le pasan cosas; pero porque les pasen cosas no significa que se va a acabar el mundo. Lo único que es tienes que sacar de tus recursos internos para poder plasmarlos en tu hoy y en tu ahora. Yo soy fielmente creyente, que cada ser humano es tan perfecto que los recursos para poder afrontar lo que se te viene están de manera interna. No estoy de acuerdo, a nivel personal, hablo como el Jessica Mulatillo, no como colegas de psicología o de otros géneros; las pastillas realmente no te ayuda. Tú tienes la capacidad de poder tener estos recursos, pero simplemente tienes que tener en algún momento una guía con algún profesional o empezar tú mismo a descubrir dónde están y como utilizarlos en su debido momento.


Vanessa Vásquez: Yo también concuerdo mucho contigo. Hace algunos años también pasé por un par de episodios muy fuertes que me marcaron mucho. Uno de ellos fue una enfermedad terminal y me acuerdo que me aferré, no a la medicina porque de hecho me tenían que bajar la fiebre, tenía fiebres muy altas porque me dio septicemia; pero sí me aferré a alguien que era mi abuela y ella me salvó. Para mí ella fue mi ancla a tierra, a la vida y me salvó. También conozco el caso de otra amiga que había tenido un tema de ansiedad y había ido al psiquiatra, le habían recetado pastillas y ella andaba muy dopada. Su hermano un día fue a su departamento, agarró las pastillas, se las votó por el excusado y le empezó a hacer salir y ella al salir empezó a vivir y a sentirse bien, sentirse acompañada. Y nunca más pasó por ningún cuadro de estrés, ahora es una persona totalmente feliz al día de hoy. Entonces, sí es súper bonito lo que dices, es súper importante, relevante.


Jessica Mulatillo: Aquí adelanto un poco de lo que se verá en el taller. Uno de las herramientas internas que vamos a trabajar es sobre el compromiso, contigo mismo o contigo misma, porque esto va mucho más alto que la propia motivación, porque la motivación, o sea, hoy en día puedo estar motivada y mañana no motivada, porque me acosté hoy día tarde y mañana me levanto media con sueño y no estoy motivada.


Pero si yo estoy comprometida, que tal vez el día de mañana voy a empezar a hacer ejercicio o voy a hacer un poco de meditación temprano, es un compromiso conmigo misma que si lo incumplo, es cierto, nadie me va a decir absolutamente nada, pero estoy realmente cometiendo un grave error conmigo misma. Si soy consciente de que la persona más importante de mi vida soy yo, entonces, estoy rompiendo mi compromiso con la persona más importante de mi vida, porque si yo no considero que soy la persona importante en mi vida, ¿cómo voy a poder querer también a otra persona?


Vanessa Vásquez: A mí me encanta preguntar, entonces he preparado unas preguntas, que son las mismas preguntas similares a las que le pregunté a Jonathan, quien fue el invitado anterior. ¿Cómo te ves en 10 años?


Jessica Mulatillo: En 10 años, haber ha ayudado a miles de personas, a ver abierto también un tipo de ONG hablando sobre psicología, pero más claro para las personas y realmente aportar a que tengan una mejor vida o calidad mental. Porque yo creo que ya hay bastantes personas aportando nivel de físico que también es importante, pero a nivel mental, que seamos una comunidad más consciente. Entonces, generar esa comunidad de aquí a 10 años.


Vanessa Vásquez: ¡Qué hermoso, me encanta!.


Ojalá que sigamos siendo compañeras aliadas en este camino y que podamos trabajar juntos en pro de tantas comunidades y tantas personas que te necesitan. ¿Qué quisieras tú para las personas?


Jessica Mulatillo: Utilizo mucho la palabra consciente, pero quiero que realmente sean de lo que tienen alrededor de lo más pequeño. Con el hecho que simplemente tienen la posibilidad de ver la luz, se sientan las personas más maravillosas de este planeta, porque hay miles personas que me lo pueden ver. Reconocí eso al momento de ser parte de los Parapanamericanos; hay personas que realmente no tienen brazos, no tienen piernas y juegan rugby en silla de ruedas, ¿te imaginas? y se dan vueltas por completo y pueden hacer tantas cosas maravillosas, sin tener alguna parte de su cuerpo. El hecho de que estés completo es realmente un milagro. Entonces, que realmente vean el mundo que tienes alrededor; un montón de milagros.


Vanessa Vásquez: Y un montón de oportunidades también, concuerdo mucho contigo. Yo siempre digo: “si tienes salud, tienes todo”, es solamente cuestión que te ordenes que pongas una lista de prioridades y luches por tus metas. Pero sin salud somos nada, lo he comprobado, de manera propia, y lo compruebo siempre que hago voluntariados en hospitales. Lo más preciado que tenemos nosotros es la salud, el poder respirar, poder ver y el poder, de una u otra manera, defendernos por sí solos y no depender de nadie.


Es súper bonito lo que dices, estoy muy emocionada. ¿Qué consejo nos darías? O sea, si yo te digo: “aconsejarme algo”; así en genérico, ¿qué me dirías?


Jessica Mulatillo: Que no te podría dar ningún consejo porque al final no soy quién para darte consejos y simplemente lo último que te podría decir es que encuentres tu voz interior. Escucha tu voz interior nada más.


Vanessa Vásquez: De hecho, la voz interior es eso, como la intuición. La intuición a veces te puede llevar por caminos súper buenos o por caminos súper malos, pero también está bien equivocarse, fregarla y estar en el hoyo para salir victoriosos.


Jessica Mulatillo: Solamente lo que tenemos que hacer es entrenar esa voz interior y saber reconocer en que momento es una intuición y en qué momento es nuestro ego.


Vanessa Vásquez: Jessica que linda entrevista. Me encantó tenerte como invitada. Te conozco hace muy poco, admiro mucho tu trabajo, admiro muchísimo tu desprendimiento para con la sociedad en general. Siento que es muy loable lo que haces y que tú te preocupes en el resto de las personas y de una manera tan altruista en verdad dice muchísimo de ti. Te deseo muchísima suerte en tus talleres, que mucha gente sea tocada por ti, por lo que transmites, por la tranquilidad, la paz que emanas; es mágico en verdad.


He sentido que he estado literalmente con una psicóloga. Me sentí muy en paz. Muchas gracias, espero tenerte en otra oportunidad y ojalá que en 10 años volteemos a escuchar juntas este podcast y digamos: “Wow, hace 10 años soñaste con esto y ya lo tienes”. Te mando un abrazo enorme y que seas muy feliz.


Jessica Mulatillo: Muchas gracias a ti. Muchas gracias a tu comunidad. La verdad tú también me inspiras un montón. Cuando estuve haciendo esta búsqueda de ¿cuál es la forma más más rápida y grande a la vez de poder ayudar a las personas o aportar en este camino?. Conocí también tu historia y de verdad que mis respetos contigo también mi admiración. Sigue en la lucha y va a haber un montón de personas como hasta el momento que te van a seguir apoyando.


Vanessa Vásquez: ¡Qué linda! Muchas gracias y nos vemos pronto. Te mando un gran abrazo. ¡Chau!


El podcast los buenos muchachos llega gracias a una alianza entre Palcast podcast y la asociación civil Juguete Pendiente.



Palcast Red de Podcasters

9 vistas

©2020 por Palcast.